martes, 3 de enero de 2017

Historias de terror en el transporte público, parte n.

Ocurrió una mañana cuando después de dejar a mija tomé, como de costumbre, la ruta a la covacha y para no variar me fui al fondo y me quede de pie, ya que mi lugar de preferencia estaba ocupado, paradas adelante se sube una familia, madre, padre y dos niños, 7 y 5 años aprox. Los niños se sentaron juntos en el asiento del fondo a la derecha del lugar del centro, la mamá se quedo junto a mi y el papá en el asiento delante de la puerta... Todo transcurría normal, el excesivo tiempo por el tránsito de la ciudad, la gente subía y bajaba. Repentinamente escucho que la mamá decir: -Saul, no empieces con tus chingaderas.... Aguántate. Volteo a ver al chamaco y la cara, su expresión, sus ojos y los cachetes inflados me dijeron todo.... Saul va a vomitar. Míster mamey (el tipo sentado a un lado) voltea a verlo se recorre un poco y mueve la cabeza; el bato de la ventana ni se inmuto, perdido completamente en el suave arrullo del trasporte público y yo pensando hacia donde diablos me hago.

Para entonces ya el papá con indiferencia y cara de -no te conozco- le pasó dos bolsas de plástico, de esas que te dan en la tiendita, a la señora quien haciendo malabares tratando de abrir la bolsa y sujetarse del pasamanos trata de evitar la tragedia, para cuando por fin le pone la bolsa al chaval bajo la boca, noto esa contracción el inflado aun más de los cachetes y solo atiné a decir -ya valió-, míster mamey junto las piernas (no entiendo el porqué), el hermano cerró los ojos, y su mamá... A su mamá mejor la deje que se pasará al sitio donde estaba yo, al menos si algo salía expulsado ella podría cubrirme.

Por fortuna no fue así, el niño abrió la boca y dejó caer el liquido que llevaba almacenado a la bolsa, pero para variar la bolsa tenía un agujero por él cual comenzó a escurrir la leche de fresa devuelta (así lucia y olía), y de nueva cuenta la mamá malabareando para pasarle la otra bolsa, meter la bolsa usada y sujetarse; su hermano veía todo con una risa dibujada y míster mamey le pasó una tela para que se limpiase lo escurrido en la barba.

Pasado el susto y lo mas dramas de la situación el papá lo llama e invita a sentarse junto a él y donde el aire de la ventana le diera. La pareja y chamacos se bajaron unas cuadras antes de mi destino, ya no hubo más mareos ni sustos, aunque si quedo un raro olor a fresa... Todo este show me hizo recordar cuando salíamos en familia y mis hermanos pequeños nos hacían pasar por lo mismo.

Moraleja mamás y papás, si van a salir y deben tomar transporte, eviten darles de comer o beber por lo menos 1 hora antes de la salida a sus hijos pequeños así evitarán pasar por estas situaciones, que dependiendo del lugar, la hora y las personas puede volverse una pesadilla.

A mi me ha pasado con mija, pues esta en esa edad en que misteriosamente todo niño se marea al viajar y opte por darle a masticar un chicle durante el trayecto y me ha funcionado, pues soy enemigo de darles medicamentos nomas porque sí a los infantes. Ah! Y procuren llevar una o dos bolsas de plástico, las de papel no sirven.

Gracias... Por el aromatizante.
Gracias.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Historia de terror en el transporte público, parte … no se

Hace unos días, por la mañana después de dejar a mija en el colegio tome como casi siempre la ruta (así les decimos por aca al trasporte público) con rumbo a la covacha, para variar el lugar donde siempre me siento estaba ocupado así que decidí irme de pie, también donde siempre. En la parada siguiente se sube un bato, de esos extraña mezcla de hispter y fresa, cabeza rapada de un lado y pelo mechoneado para el otro, barba de leñador, lentes del Mac fly, camisa de cuadros, bermuda y zapatos de tipo Bryan. Lo más peligroso de esto fue su bagpack, maletín cruzado, celular en mano derecha y… un café andati en mano izquierda, por experiencia se que cuando alguien sube con termo o vaso de cafe al transporte público debo alejarme lo mas posible; ¿por que? ja pobres inexpertos. Resulta que al subir eh ir hablando por teléfono y en la otra el café no podía sacar el dinero para pagar (odio cuando hacen eso), medio se apoya el celular hombro-cabeza y logra pagar con billete, recibe el cambio toma el teléfono con la mano (muuuyyyy grave error) y se para a medio pasillo un paso adelante de la primer fila de asiento buscando un asiento… ¡weeeyyy’'! la ruta ya no lleva asientos vacíos, pensé; Justo en ese momento veo en el retrovisor  la cara del chofer y esa extraña sonrisa maléfica se da el arrancón, para mis adentro pense ¡ya valio madres! y así fue. Él hisper trastabilla con el impulso, suelta el celular después del vaso de café caliente y… en cámara lenta veo como cae al suelo se destapa y el liquido sale cual estornudo a diestra y siniestra…
Para mi fortuna no llega hasta donde estoy, pero si quemo y ensucio a dos personas que estaban sentadas, obvio se disculpa recoge su teléfono más no su vaso y pide la bajada, tal ves por pena o iba o por otro café, no se; entre mentadas, risas y aventones, por el equipaje que llevaba, logra bajarse y quedarse en la parada, el chofer voltea, mira el tiradero de café y solo atina a mover la cabeza al tiempo que dice: –pinche Bryan pendejo-, arranca y nos perdemos entre el trafico ya cotidiano.
Moraleja: Nunca te subas con líquidos, menos calientes, al trasporte público, siempre trae cambio a la mano para pagar y al menos una mano libre, pero nunca de los nunca seas un ñero cualquiera.
Ya les contare en otra ocasión otra historia de terror.
Gracias… por el arrancón.
Gracias.

del ayer hasta el hoy…

Hace unos ayeres me contacto vía electrónica un “seguidor” para preguntarme el porqué ya no blogeo, del porqué ya no publico.

Le comenté a grandes rasgos los cambios habidos en mi vida, además de la falta de tiempo y visitas constantes también al caralibro jajajaja, si yo lo se, a veces causa adicción no en mi caso (ay ajjaaaa), aunque si debo aceptar que es mas fácil estar con el cel que con la portatil en el baño (aparte que se entumen las piernas, el calor quema).

Así pues, daré de nueva cuenta comienzo a este abandonado espacio, y ahora si prometo escribir mas seguido.

Gracias… por seguir aqui.

Gracias.

miércoles, 27 de enero de 2016

Y Va De Nuez, Parte 2.

Tercera prueba de aplicación para bloguearPrueba 1, 
Unas cuantas letra a modo de sopa.


Haber que pasa.
(nota usando blogit).

.....

A mucho tiempo....De haber dejado de publicar, por falta de tiempo más que por falta de interés. La última entrada fue hace casi un año; el cumple de la flaca.

Espero ya volver a escribir en este espacio, aprovechando el tiempo que hago en el transporte público cada día, creo solo así poder seguir escribiendo,  entre el trabajo, la escuela, mija y el changarro no me queda mucho tiempo libre; ¡ah! Y mientras encuentro un programa que me permita escribir las notas fuera de línea y después las publique.

Aprovecharé ese poco tiempo sin uso.



Gracias tiempo, aunque seas relativo.
Gracias.
(post usando Blogger kullanici paneli, a prueba)

martes, 3 de febrero de 2015

Logística de un cumpleaños…

Todo comenzó hace algunos meses, cuando mi beba… bueno mi nena (ya no le gusta que le diga bebe, aunque para mi lo seguirá siendo), me dijo:
Ella: –“papi… quiero mi fiesta de cumpleaños como la de mi amiga”-
Yo: muy ilusionado le pregunto: -“¿Como mi´ja, con un pastel, velas y tus regalos?… “-
Ella: –“ ¡No papaaa, no!, quiero mi fiesta de frozen, en la escuela con mis amigos, quiero mi vestido de frozen, mi pastel de frozen y una piñata de frozen, y las invitaciones de Elsa.”-
Yo (con cara de mandeee): -“ehhhhh, mmmm ok mi´ja, Pues vamos a buscar lo que necesitaremos y como la vas a querer,”- le dije.

Hasta ahí quedo todo, el tiempo paso, a mi se me paso buscar y comenzar a comprar las cosas, en fin; pero a principios de diciembre me preguntó por la fecha de su cumpleaños y cuanto tiempo faltaba, como aun no tiene idea de los meses le dije que faltaba dos lunas llenas, la de diciembre y la enero, y que unos días después de la luna de enero, sería su cumpleaños. Fue cuando me recordó de su vestido y que se lo compraría su mamá a la que ya se lo había pedido, pero que los dulces, pastel y piñata los comprará yo; y así fue, a principios de enero su mamá le trajo vestido el cual ya había comprado, y yo a ver en la escuela como sería la fiesta; faltando una semana para el evento aun no me decía la directora que podría y que no se podría llevar, fue una de la educadoras que me explico como sería todo, quedando la fiesta así:

- El viernes posterior a la fecha de su cumpleaños.
- Pastel, del sabor que mi´ja quiera.
- Gelatina, en vaso individual o gelatina grande.
- Dulces, bolsita con varios o alguna paleta.
- Piñata, la que la festeja quisiera.
- Invitaciones, entregadas a la escuela con por lo menos 3 días antes del festejo, (para los regalos).
Ingredientes 
….Y como buen mexicano, todo lo deje a la mera hora, bueno para la misma semana… bueno bueno, para tres días antes; pero aun tenia tiempo ¬¬; el miércoles por la mañana, después de dejar a la beba en la escuela, me fui al centro a buscar las invitaciones (esas sí urgen, si no, no hay regalos), tras esperar una hora a que abrieran las tiendas y recorrerlas casi todas no encontré las que me pidió Juy, ella las quería con solo la figura de Elsa y todas las había con Ana o Kristoff o con toda la banda, pero aun quedaba la opción del mercado en donde tampoco las encontré así, por lo que tuve que comprarle las de encontré: 30 de Elsa y Ana juntas, y 20 de Elsa, Ana y Kristof; las bolsitas para los dulces 50 piezas, y según la vendedora son de doble vista; un plumón para escribir fecha y lugar en las invitaciones y regresar a la casa para hacerlas, de pasada compre los dulces: dos bolsas de winis, dos de totis, 2.5 kilos de dulce surtido, una bolsa de bombones, y una bolsa de paletas… ya con casi todo me lanzo a la casa, relleno las invitaciones y de nueva vuelta a la escuela a dejarlas antes de las 1 pm. Por la tarde, pretendía comenzar a rellenar las bolsitas con dulces peroooooo… nos fuimos de vagos y ya no hice nada.

PreparativosJUEVES; tras dejar a Juy en la escuela, me fui a buscar la piñata, que tras recorrer dos y medio mercados y 4 tiendas donde veía que tenían piñatas, pues no la encontré… encontré una de Ana, Olaf, el reno y hasta de una miss table, y por lo que me dijo uno de los encargados en la ultima que visité, pues no la voy a encontrar a menos que la mande a hacer con por lo menos 1 semana, -me lleva la chin… ¡¿Por que todas las niñas eligen a Elsa!?-, pensé. Pero bueno aproveche para también checar lo del pastel y la gelatina que fue otro show, resulta que el pastel me salía más barato que la gelatina, el precio andaba entre los 200 y 500 pesos sin pastel, con pastel me salía en 200, pero el pastel es chiquito y la gelatina bien fea y pos así ni madres… y en vasito cada una me costaba 5 pesos y necesitaba 50 piezas, 250 varuchos… total que ya frustrado, cansado, y enojado fui al súper a comprar mi mandado y estando ahí se me ocurrió solo por curiosidad ver las gelatinas… JAJAJAJAJA, solté una carcajada y todo lo pasado por la mañana se esfumo, ya tenia resuelto lo del pastel y las gelatina; les explico: en el súper cada gelatina me costaba 2.60 pesos, por las 50 piezas que necesitaba serían 130 pesos en total y además cada niño tendría una gelatina con respaldo que es totalmente higiénica y si no se la acaba la guarda para después. Y el pastel lo compraría también en el súper. Ya por la tarde me dispuse junto con la festejada, a hacer las bolsas de dulces para la fiesta, donde en algunas bolsas llevaba dulce mas o dulce menos, ya que los bombones no eran 50 piezas, las paletas no eran 100 piezas, y algunos winis ya nos los habíamos comido, pero afín de cuentas las bolsas quedaron bien chidas.


VIERNES; Temprano levantar a la festejada y arreglarla para su fiesta, pero antes darle de desayunar, después el peinado y por ultimo el vestido. Ya en el trayecto ver su cara de felicidad cantando una y otra vez “libre soy” y posteriormente su ansia y nerviosismo en la entrada de la escuela; fue recibida con una WOW a unisonó por parte de la mises de la entrada y las “mañanitas” por parte de sus amigos de clase. Con ya una satisfacción en el interior me dispuse a ir por las gelatina y el pastel, rogando para que hubiera en el súper… Para mi buena suerte si había gelatinas y el pastel estaba recién hecho.
De nueva cuenta regresé a la escuela y me fui a casa a descansar un rato. Ya por la tarde al ir por ella me dio cuenta de como la pasó y de sus regalos, los cuales abrimos en casa tras el recorrido por las calles camino a casa, donde el vestido termino lleno de tierra y una que otra cosa rara que se le pegó.
Regalos
Nuestro día terminó entre risas y una cena, que no fue la gran cosa pero al cabo una cena.
Juy y sus tesoros
Sus regalos fueron desde una lapicera (ó coloreta, como ella le dice), plastilina, una muñeca, que aunque se le cae el brazo le gusta mucho; un juego de doctor, dos pares de calcetines, una playera con su nombre y estampado de la princesa Sofía, una bolsa de mano, un toper, unos cubos armables, unas tijeras, unos broches y diadema para el pelo de Pepa pig, un cojín de estrella, unos aretes, un vaso para gua de Mickey y el regalo (que aunque dadas las circunstancias de mi relación, me dijeron es como una estupidez, pero decidí decirle que era de ambos padres) que mamá y papá le compramos, un juego de hello kity y una princesa play mobil, con un globo de Elsa de frozen. Cansada y muy alegre se fue a dormir acompañada de su estrella, pero antes muy contenta me dijo –“Gracias papá por el regalo”-, palabras que me hicieron abrazarla, darle un gran beso y dejar salir unas cuantas lagrimas… 

Moraleja: no te fíes para dejar todo al final; No te fíes del contenido de la bolsas de dulces; No te fíes de las bolsa para fiesta; No te fíes de las pastelerías. Pero también aprendí que no importa cuanto gastes, camines, busques y te estreses, al final, ese “gracias” fue mi mejor recompensa… 

Gracias… a ti Juy por estar en mi vida.
Gracias.
Les dejo su video favorito, he visto la peliculas 23 veces, y aun chillo.


Todos los derechos reservados. El video se muestra con fines recreativos y sin lucro.

sábado, 17 de enero de 2015

Cuida el medio ambiente y tu bolsillo


En otras ocasiones en posteado sobre el cuidado del medio ambiente, el reciclaje y reusó de la basura en forma de guasa, y aunque no del todo lo había llevado a la practica, hoy puedo decir, en serio, que si es posible; desde que vivía en Puebla he adoptado la costumbre de separar los desechos en orgánicos e inorgánico, y estos últimos en piedra papel o tijera (jajajaja, chascarrillo), ósea en papel y cartón, latas, y plástico; lo hice, más por higiene que por el medio ambiente pues resulta que los pepenadores en su afán de sacar lo que se podía vender o reusar, en la mayoría de las veces rompían las bolsas de basura y se hacia un regadero en la calle de basura. Al mudarme a Morelos, seguí con la costumbre, aunque a fin de cuentas la basura se iba al camión recolector y se mezclaba, no le ponía mucho afán a dicha actividad, pero hoy todo cambio, les explico: cuando llegamos a la colonia donde vivimos desde hace ya casi 4 años, se implanto un programa por parte del ayuntamiento que consiste en recolectar los desechos inorgánicos dos veces al mes, pasa una camioneta y tus desperdicios como papel, cartón, plásticos, PETS, fierro, cobre y madera, lo recolecta y se lo lleva sin costo, ¡SIII, sin costo!, y solo deja al camión los desechos orgánicos y sanitarios.

El programa duro dos años y se suspendió, ya saben, cambios en el ayuntamiento, y por ende algunos programas dejan de usarse por ser de otro partido, cuando se suspendió, llame al departamento de ecología y me dijeron que por falta de presupuesto lo habían quitado, pero que en un par de meses los volverían a implementar, pues pasaron 12 meses y nada, mientras tanto, seguí dejando mi basura, separada claro, a manos del camión recolector.

Paso el tiempo y me olvide del programa y de estar al pendiente de su reinicio. Para mi sorpresa, desde hace 6 o 7 meses, un día que me quede en casa a trabajar, escuche un altavoz que pedía a los vecinos entregar su basura inorgánica a la camioneta, pues salí a ver de que se trataba y efectivamente se trataba de la puesta en marcha del anterior programa de separación de residuos como lo llama ahora el ayuntamiento, por lo que he averiguado, solo se lleva en algunas colonias o barrios del municipio donde vivo, per a fin de cuentas es algo, y por algo se empieza. Cuando me acerque al recolector y le di mis desechos le pregunte si era el mismo programa anterior, me contesto que si, pero a ahora lo llevan gracias al apoyo de alguna empresas particulares que se quedan con los desechos, los separan y venden o procesan.

Ustedes dirán: –“ y a mi que chingados me importa; o ¿Donde esta el beneficio?-“ ok, les explico: aquí en el municipio donde vivo, el camión te cobra unos pesos por recolectar y llevarse tu basura, el costo va desde 1 peso hasta 100 ó 200 pesos, depende de la cantidad de basura que tengas y tires, ya sea 1 bolsa hasta un bote grande, bidón o tonel, el chiste que tiene un costo; yo por lo regular tiraba 2 bolsas grandes (de 90x60 cm) a la semana de basura, y me costaba 10 pesos cada bolsa, es decir 20 pesos a la semana, 80 pesos al mes, 960 pesos al año… así como lo ven gastaba casi 1,000 pesos al año en la recolección de basura; pero desde hace 6 meses solo gasto 10 pesos al mes, 120 pesos al año; jajajajaja, haber, quien se ríe, haber a quien le importa… gracias a el programa que lleva el ayuntamiento, y solo es cuestión de separar y no es tan difícil de hacerlo, yo junto todo en una bolsa, pero no sean pend… junto todo lo inorgánico en una bolsa y cada 8 o 15 días lo separo y cada mes lo doy a la camioneta que lo recolecta. Para la separación me ayuda mi nena así, al mismo tiempo que ayudo al medio ambiente, a mi bolsillo y al ayuntamiento o gobierno, le enseño a mi hija lo importante que es la separación de los desechos, una actividad que ya llevan en muchas escuelas y en donde piden el apoyo de los papas.


Por fin me di cuenta de lo importante que es la separación de los desechos, ahora porque no hacerlo todos, y porque no llevar el mismo programa a todas las colonias, ciudades, estados y países.

Mi siguiente meta es ya no recibir empaques o vasos al comprar alimentos preparados, es decir, cuando vaya a comprar una quesadilla en la calle llevar mi recipiente y que ahí me la pongan, lo mismo con los jugos, llevar mi botella y que ahí me lo sirvan… ya comencé con mi café, siempre llevo mi termo y ahí me lo sirvo. Y para quienes dicen y se quejan que en gobierno no hay acciones, le dejo al final un ejemplo y despues posteo otro ejemplo de respuesta por parte del gobierno.

¡¿Y TU…?!.

Gracias, al ayuntamiento por el programa.

Gracias…

Les dejo un ejemplo del programa:

http://morelos.quadratin.com.mx/Arranca-programa-Si-separas-pagas-en-Jiutepec/

viernes, 9 de agosto de 2013

Papá Olvida…

- Escucha hijo: voy a decirte esto mientras duermes, una manecita metida bajo la mejilla y los rubios rizos pegados a tu frente humedecida. He entrado solo a tu cuarto. Hace unos minutos, mientras leía mi diario en la biblioteca, sentí una ola de remordimiento que me ahogaba. Culpable, vine junto a tu cama.

Esto es lo que pensaba, hijo: me enojé contigo. Te regañe cuando te vestía para ir a la escuela, porque apenas te mojaste la cara con una tolla. Te regañe porque no te limpiaste los zapatos. Te grité porque dejaste caer algo al suelo.

Durante el desayuno te regañé también.Volcaste las cosas. Tragaste la comida sin cuidado. Pusiste los codos sobre la mesa. Untaste demasiado el pan con mantequilla. Y cuando te ibas a jugar y yo salía a tomar el tren, te volviste y me saludaste con la mano y dijiste: “¡ Adiós papito!” y yo fruncí el entrecejo y te respondí: “¡ten erguidos los hombros!”.

Al caer la tarde todo empezó de nuevo. Al acercarme a casa te vi, de rodillas, jugando en la calle. Tenías agujeros en las medias. Te humillé ante tus amiguitos al hacerte marchar a casa delante de mí. Las medias son caras, y si tuvieras que comprarlas tú, serías mas cuidadoso. Pensar, hijo, que un padre diga eso.

'¿Recuerdas, más tarde, cuando yo leía en la biblioteca y entraste tímidamente, con una mirada de perseguido? cuando levanté la vista del diario, impaciente por la interrupción, vacilaste en la puerta. “¿Qué quieres ahora?”, te dije bruscamente. Nada respondiste, pero te lanzaste en tempestuosa carrera y me echaste los brazos al cuello y me besaste, y tus bracitos me apretaron con un cariño que Dios había hecho florecer en tu corazón y que ni aun el descuido ajeno puede agostar. Y luego te fuiste a dormir, con breves pasitos ruidosos por la escalera.

Bien hijo; poco después fue cuando se me cayó el diario de las manos y entró en mí un terrible temor. ¿Qué estaba haciendo de mí la costumbre? La costumbre de encontrar defectos, de reprender; ésta era mi recompensa a ti por un niño. No era que yo no te amara; era que esperaba demasiado de ti. Y medía según la vara de mis años maduros.

Y hay tanto de bueno y de bello y de recto en tu carácter. Ese corazoncito tuyo tan grande como el sol que nace entre las colinas. Así lo demostraste con tu espontáneo impulso de correr a besarme esta noche. Nada más que eso importa esta noche, hijo. He llegado hasta tu camita en la oscuridad, y me he arrodillado lleno de vergüenza.

Es una pobre explicación; sé que no comprenderías estas cosas si te las dijera cuando estás despierto. Pero mañana seré un verdadero papito. Seré tu compañero, y sufriré cuando sufras, y reiré cuando rias. Me morderé la lengua cuando esté por pronunciar palabras impacientes. No haré más que decirme, como si fuera ritual: “No es más que un niño, un niño pequeñito”.

Temo haberte imaginado hombre. Pero al verte ahora, hijo, acurrucado, fatigado en tu camita, veo que eres aun bebé todavía. Ayer estabas en los brazo de tu madre, con la cabeza en su hombro. He pedido demasiado, demasiado. -

Extractó del autor W. LIVINGSTON LARNED.

 

Para mi beba, que aunque no fue exactamente lo que ocurrió hoy (7 de agosto de 2013) por la mañana, mi comportamiento hacia ti fue el mismo, perdon Julia Habibi por mi actuar.

sábado, 16 de marzo de 2013

El retorno de los charlatanes: Neofobia y telefonía móvil

Muy buen articulo con mucha razón, aunque no estoy del todo con él...

El retorno de los charlatanes: Neofobia y telefonía móvil: El otro día me enviaron un correo electrónico vagamente referido a mi Carta al defensor del lector del diario El País (cuya respuesta segui...

Enviado por el señor Ismael vía mensaje facebook...